martes, 5 de mayo de 2009

De la semicordura y las ideas oportunas

De la semicordura y de su segunda mitad fructífera. Tened cojones y ponedlo en Google. Título de genio. De genio entero, no mitad. (Risas, muchas; Google no es Dios -la gente lo olvida-).

Llevaba razón:
"El genio es el que inspira al hombre, en los momentos más inverosímiles, el modo más estratégico de dirigir la pelota". 
Él hasta ahora lleva razón. No sé como se llama. No lo voy a decir. Mi semicordura lo impide. Es difícil formarse una idea clara de lo que significa estar semicuerdo. Yo lo ando así, entre combas y juegos infantiles. La semicordura provoca olvido. Olvidas todos los nombres, o casi todos. Si ahora me preguntaras cómo se llama mi hija te diría que Roberta; pero no es así. No siendo ese su nombre he dicho seguro: ¡Roberta! Claudina. Tampoco. No sé cómo se llama. 

Coméntale a tu compañera que debes, que quieres abandonarla. No hay más laberinto. Ya no está el laberinto. El amor no es un laberinto, no seas gilipollas. Debes decírselo así, sin miedo: "Mira, nena, el amor no es un laberinto". Cuando se lo digas, antes, picha música de Michael Andrews. Se oirá mejor lo de gilipollas. Se es, se cambia. Díselo sin miedo. Todo menos un laberinto poético.

Cuando decimos lo que sentimos sin miedo, sin esperar esa cara que te determine a sentirte bien o mal contigo mismo, cuando escupimos ideas oportunas, sí, eso es, ideas oportunas, los dominios de la razón se ciernen sobre tu vida y recobras gotas de felicidad. ¿Veis? Lo de las gotas de felicidad ha quedado muy cursi. Es lo que tiene escribir en un blog, prescindiendo de Word y de Openoffice. 

Hay algo cierto en todo lo que hoy he escrito. A pesar de ello, hay gentes que lo consideran inseguro. Lo siento, eso no. No soy inseguro. Qué peste.

6 comentarios:

jaumeduran dijo...

Solo se es cursi cuando no hay fondo.
Lo peor son las formas vacías, sin fondo y sin verdad. Los laberintos sin minotauro.
Me has gustado, Sir.
Saludísimos.

nueva gomorra dijo...

Dear Sir:

Sí, lo de las gotas te quedó a lo Antonio Gala, pero te lo perdonamos, lo mejor es el resto.

A mí los laberintos me parecen harto interesantes, sobre todo cuando el minotauro se deja matar como en "Los Reyes" para perpetuar la lucha a través de la memoria.

Por cierto, ¿por qué no te vienes a las jornadas de Literadura? Aprovecho para responderte desde tu ciudad al comentario que nos has dejado en Nueva Gomorra. A Jesús Tíscar no lo hemos invitado al videorecital porque la idea era dar a conocer nuevas voces (Víctor Mesa, Ángel Rodríguez, Juan Cruz López, Patricia García-Rojo y, por supuesto, a la Generación Ausente), eso no quita que a pesar de su artículo de hoy en el Diario Jaén (craso error y mea culpa, aunque por otra parte, nuestro intento por salir de este desierto cultural se merecía otra cosa) sería un verdadero placer tenerlo entre las filas del público participante.

Cordialmente,

Linda Durán -Nueva Gomorra-

nueva gomorra dijo...

Ahhhh VIDEORRECITAL

Sir Alsen Bert dijo...

Iré a entregarle a Fabrellas un libro que he editado. Pero voy de incógnito.

El sir es un sir escrupuloso y tímido, aquí donde lo ves.

Besos, moza Linda.

nueva sodoma dijo...

ustedes son un pandilla de desclasados... dejen de coquetear con esa pandilla de piltrafas neogomorritas o la rama militar de Nueva Sodoma volará en mil pedazos este blog!

Sir Alsen Bert dijo...

No entiendo qué pinta ahí el video.
Con Recital basta, ¿no?
La palabra es fea de cojones: videorrecital.

Frases que podrían configurarse con la palabra videorrecital.

Asesiné a todos los poetas del videorrecital.

Un poeta que videorrecita dice que levita pero después es hombre, como todos.

El videorrecital produce diarrea, no cáncer.

La palabra da mucho de sí.

Blog Widget by LinkWithin