viernes, 24 de abril de 2009

Peróxido en la Wikipedia. Gracias

Internet es alucinante. Llevo dos días escribiendo aquí y ya tengo entrada en Wikipedia. Gracias, amigos. Mi rol, como bien podéis leer, es el de agente oxidante y reductor. Además, reacciono con casi todo. Mi especialidad, a diferencia de lo que en la entrada en Wikipedia especifican, son las mujeres. Reacciono con cualquier tipo de mujer. Con las de verdad, desprendo más de 196 kJ (kilojulios). Si su nombre comienza por O, el camino es mucho más fácil. Olga, por ejemplo. La historia debería seguir con una Olga Guzmán, por ejemplo, pero nunca tuve una amiga llamada Olga Guzmán.

Hoy entro y escribo aquí para continuar con mi diario. De nuevo.  Llevaba dos días sin hacerlo y ahora que me he sentado delante del ordenador, siento esa necesidad casi corporal. Estos dejes son muy de leedme que me muero de gusto. Qué gilipollez. Necesidad casi corporal, menuda soplapollez. 

Marsé dijo una vez que si algún día ganase el Cervantes se iba a gastar el importe del premio en vino y en mujeres. Qué mentiroso. Delante de su actual mujer no puede decir eso. Además, ya está viejo. He escuchado el discurso de Marsé mientras volvía de Córdoba, en RNE5. Me ha gustado. Me he recordado a mí mismo cuando leo en voz alta para alguien. Me ha gustado lo que ha dicho del cine; ha dicho ahí está el cine y aquí la literatura. Me ha gustado que reviente a pedradas la televisión. Mis hijos cada día ven menos televisión. No me da la gana. Marsé no se va a emborrachar con vino ni va a follarse hoy a ninguna Olga. Hoy no. Eso lo sabemos todos. Sí, lo sabemos todos. Marsé ha dicho interesantes cosas que todos merecemos la pena saber, por si las moscas. Yo te facilito la tarea: Aquí, las cosas que dijo Marsé, y la niña de las bragas de oro. 

Yo leí imberbe Últimas tardes con Teresa y la zagala de las bragas de oro. A escondidas en mi casa. Lo he contado alguna vez. Sí, no lo voy a repetir. Aquellos libros ya nunca los olvidé. De ahí quizás venga mi procacidad en la escritura. Dicen que es un recurso fácil pero a mí me da igual que sea un recurso fácil. Yo escribo como me da la gana. 

Ya me he cansado de escribir con teclas. Os dejo, voy a seguir con la pluma. Marsé hoy me ha caído mejor de lo que me caía antes. No sé el porqué antes no me caía del todo bien. Y eso que me leí con 14 años esas dos novelitas. Yo que sé. Ya lo averiguaré. 

PD: Voy a presentar todos estos textos en una editorial de la Luna. Porque es allí donde se les hace caso a los lunáticos.  

Ah, lo olvidaba. Hoy me he comprado este libro que tenía pedido desde hace un mes. Ha venido desde Argentina y yo tan contento. No es de poesía aunque leas que es de poesía. No os dejéis engañar por tan poca cosa, joder. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Blog limpito!

Agnès.

28-07-1980 dijo...

ehemmm,

inauditamente resulta que eliminé el blog y algunos me preguntaron qué había pasado. Intenté darle una ducha, ya ves, pero salió mal.
En todo caso es lo que es y ni nos suicidamos ni nos escondemos.
Por lo menos ahora ya solté mi nombre, seré tonta...

Bueno, prepara la mejilla,
beso,

Agnès.

jaumeduran dijo...

Pues sí que han pasado cosas desde que vine por última vez... y el caso es que no hace tanto, pero no sé porqué siempre veía el mismo texto, y pensaba, "y este Sir, qué hace que no escribe..?"
Marsé, en Cataluña amado u odiado, sin término medio.
Sigue Sevilla igual de guapa?
Saludísimos, Sir.

Blog Widget by LinkWithin