jueves, 26 de febrero de 2009

¿Vivir para siempre, perros?

¿Es que acaso queréis vivir para siempre, perros?

Qué hijo de la gran puta era Federico el Grande. Qué hijo de gran ramera debió ser Federico. Así chillaba a los soldados que no se atrevían a entrar en batalla. Allí, entre aquel batallón, debía oler mal. A mierda. Cagarse debía ser normal. ¿Es que acaso queréis vivir para siempre, perros? ¡Perros! ¡Sucios perros! ¡Acojonados perros! ¡Cagad, malditos, cagad antes de entrar en batalla!

Me los imagino, mirándose unos a otros, diciéndose que dónde se habían metido, jurándose que no querían sangrar allí. Buscando un lugar más tranquilo donde sangrar porque sí, lo sabían, lo reconocían, tenían que sangrar pero no allí, no como perros sino como hombres y los hombres tienen miedo a morir y tienen miedo a sangrar como a borbotones sucios entre la mierda del batallón y los gritos de aquel hijo de la gran puta. Repito, que me gusta, hijo de la gran puta.

Sentía la necesidad perentoria de escribirlo todo, de escribir y hacer encabezar esta entrada con esa expresión, con esa pregunta que rompió todos los tímpanos, que cierra ahora, así como empezó, este post.

¿Es que acaso queréis vivir para siempre, perros?

lunes, 16 de febrero de 2009

No, blogger, no.

Blogger, tú a mí no me matas, so cabrón.
Me vuelvo a WordddddddddddddPressssss
A joderse.

sábado, 14 de febrero de 2009

DFW, qué cabrón

Voy a hacer mía esta cita de DFW:

"Actúa como si supieras desde que naciste que todo es tópico, que todo está comercializado, que todo es superficial y absurdo. Y que ahí está la gracia de todo"
.


La cita se encuentra en alguna página de su libro La niña del pelo raro.

Título perfecto. Los escritores deberían aprender a titular sus libros "en consecuencia". Los autores de España que es lo mismo que decir y referir a los autores españoles no saben titular sus libros. Todos buscan ese efecto con el que conseguir, sin lugar a dudas, la venta del libro. Pero no, un título debe ser el más fiel reflejo de lo que se esconde en su interior aunque éste sea un símbolo, un simbolón de lo que el autor ha escrito.
Actúa como si supieras desde que naciste que todo es tópico. La frase es perfecta hasta en su sintaxis. Actuar tiene una condición: saber que todo es tópico. Es fácil actuar así. Así resulta sencillo actuar. Resulta sencillo para el que ya haya asimilado que todo lo que nos pueden ofrecer los demás es superficial y absurdo. Hasta el de la pose intelectualoide. Todo es superficial y absurdo.
DFW, cabrón, voy a leerte de cabo a rabo. Es una lástima, una puta lástima que te hayas quitado la vida pero como dices, quizás ya la tenías comercializada y por ende y tanto, era superficial y absurda.
Qué cabrón.

jueves, 12 de febrero de 2009

Entre líneas

No comprendo a blogger. Este post, esta entrada es una prueba. Dejad de leer. No perdáis el tiempo. Repito, esta entrada es una prueba con la que quiero comprobar el espacio entre líneas. No consigo detectar el error que ha hecho que la distancia entre líneas del anterior post se modificase y ahora cueste más leerlo puesto que has de fijar más la vista, has de realizar más fijaciones por línea. Un coñazo, vamos. Y más para el que suela leer en diagonal y en barrena.
A ver, publico entrada y compruebo cómo ha quedado el interlineado de este post.
-----------------------------------------------------------------------------------
Joder, pues ha quedado bien. Voy a tener que escribir aquí el post y después copiarlo a Word e imprimirlo. Voy a cambiarle la letra. Esta es pequeña e insulsa, como neutra. Cambio. A ver.
-----------------------------------------------------------------------------------
Verdana. Queda bien. Muy de ciencias. Verdana es una letra de ciencias. No sé porqué la asocio a las ciencias. La literaria podría ser esta, la Georgia. Tengo un amigo que se llama George Z-Bernstein. Su madre es judía y su padre, creo, del Opus Dei.
------------------------------------------------------------------------------------
Edito y sigo con otro tipo de letra. He detectado algunas faltas de ortografía y puntuación más arriba pero hoy no voy a corregir nada. Como lo para de parir.
Hoy he conocido a DFW. Me ha cautivado. Hoy he leído un artículo de Manuel Vilas sobre DFW. DFW es dios. DFW debe ser dios. DFW es el dios de muchos escritores. Seguro que DFW es también dios del escritor que yo también considero dios. Ahora no recuerdo cuál es pero seguro que se endiosa con DFW que es DiosForWest.
El Mallo ha hecho otra vez de brujo con sus fórmulas matemáticas aplicadas a la literatura. No termino de comprender ese afán por encuadrar la literatura entre fórmulas físicas. A mi me parece de gilipollas aunque el Mallo no sea gilipollas. Dicen que escribe bien porque yo aún no le he leído nada. Es superabundante, se quiere mucho y casi levita. No me gustan los autores que levitan y se lo creen. Quien debe creérselo es su quehacer literario. Él es un puto instrumento. La palabra y la sintaxis son el fin. El medio es él. Por eso me toca soberanamento los cojones los escritores que se endiosan sin tener ni cincuenta, ni sesenta años. Son patéticos. Resultan muy patéticos. En España hay más de uno pero yo me voy a callar ahora como una puta. Las putas se callan porque las putas follan cuando han de hablar. Pero como están follando no pueden hablar y es por eso por lo que se callan.
Estos post son raros. No están bien escritos pero me da igual. Debería usar más la tercera persona porque de la primera uno se harta pronto. Quizás por eso llevo tres días sin leer lo que dice el hkkmr. El fardeo tampoco lo tolero.
No tolero muchas cosas pero me callo.
Copio, pego e imprimo en papel usado.

Hoy, ni releo. Así es como ha salido.

martes, 10 de febrero de 2009

Ya tengo doble

No tengo doble en internet. Hasta hoy pensaba que no tenía doble en internet.
Esta es la reseña guarra que siempre quise hacer sobre La máquina blanda y que nunca hice porque la gente piensa que soy Fulano y yo no soy Fulano sino Sir, Sir Alsen Bert de todos los santos y cojones que tengo bajo y debajo del ombligo.
Le pediría al pollo Jesús que dejase de usar mi nombre. Mi dinero me costó registrarlo. 200 euros me costó, sí, en aquel entonces, cuando registrabas hasta los pedos que te tirabas.
Ahora le ha dado por disfrazarse de Sir Alsen Bert. Decidle algo al chaval, por Dios, que el traje de Sir es muy caro, lo vaya a estropear, joder.
Lo que sí me pregunto es por qué no me tiene en los blogs que enlaza. ¿Se lo estará creyendo?




Blog Widget by LinkWithin